Entradas

Imagen
Disfruto cada instante a tu lado, 
llenando todo de calma, 
tautando tu sonrisa en mi memoria; 
detallo cada gesto tuyo por lo mínimo que sea,  
maravillándome cómo un niño qué empieza a descubrir el mundo, 
y pese a que mi mente me recuerda que no soy yo tu compañero... 
disfruto el vivir día a día, sin tormentos, 
con esa felicidad de sentirme afortunado por que aparecieras en mi vida 
y darme la oportunidad de conocerte, incluso descubriendo cosas en ti que ni tu sabías que tienes,
aunque sea ese amigo que te adora...


Un nuevo despertar...

Suena el despertador como de costumbre, pero él (llamémoslo Ricardo o el nombre que quieran) desea seguir durmiendo un rato más y lo apaga. 5 minutos después vuelve a sonar y su obligación de ir al trabajo lo obliga a salir de la cama, se sienta en la cama, voltea y ve la almohada mientras desea volver a ella. Se lleva las manos a la cara y se levanta. Sale del baño con mejor ánimo. Se toma un café y ya arreglado sale al trabajo.

6 am le dijo un amigo (este si no lleva nombre) mientras se tapaba los ojos al salir de un local, toma de la mano a su novia (Carla, por ponerle un nombre) y la besa. Esteban (otro nombre más que a veces son necesarios) sólo desea ir a su casa para seguir la fiesta solamente con Carla. Montados en el tren, rumbo a su casa, con todo descaro se besan salvajemente, personas recién despertadas, bien vestidas y camino a sus respectivos trabajos los veían algunos con desprecio, asombrados y otros soltaban una discreta sonrisa. Ya en la puerta del apartamento, rápid…

Un paseo por la ciudad II

(Cabe destacar que esto fue escrito el año pasado, antes que quitaran a los buhoneros del casco central)

Al salir a la calle ve hacia la esquina y cruzas hasta la isla, desde allí podrás observar que has entrado en un mundo sin ley, algo parecido al Salvaje Oeste de esas películas vaqueras estadounidense. Los transeúntes caminan por la calle, ya que los buhoneros ocupan como siempre ocupan el 80% de las aceras. Los camioneteros dejan a sus fieles pasajeros donde mejor les convenga, ya sea en la mitad de la Av. y estos hábiles deportistas extremos tentando a la muerte se bajan sin más remedio y en ocasiones los chóferes del transporte público logran estacionarse cerca de la acera y rápidamente los que esperan por la unidad se reúnen en la puerta, a veces entrando sin dejar salir y en muy contadas ocasiones esperan a que bajen las otras personas. Otro gran espectáculo de aquel escenario que podrás observar, es que lo normal, por lo menos en está parte de la ciudad, es que el cruce peaton…

Un Paseo por la Ciudad I

Levante, ve a tu alrededor y ponte lo primero que encuentres, agarra las llaves de tu casa y sal a la calle, camina por la avenida ya que los buhoneros dificultan el transitar libremente por la acera, dirígete a la estación mas cercana. Entra en el metro rumbo a capitolio a las 12 pm. El tren estará lleno de gente, el cual no podrás casi moverte, el tufo de la gente no será nada normal, mientras metes manos, te hacen un hijo, te lo arrecuestan y lo arrecuestas, el vagón sin aire y el cuerpo todo sudado hacen del viaje interminable, así sea una sola estación.

Por fin vas llegando a la estación destinada. Te las ingenias para dirigirte hacia la puerta. Cuando el tren se detiene y abre sus puertas lo primero que tienes al frente es una vieja atravesada queriendo entrar para conseguir un puesto y detrás de ella está aglomerada la multitud esperando para entrar. El momento de la salida es una batalla épica, la cual puede compararse con la de la película de esas querras medievales. Finalment…

Sin nada que decir

Tantas cosas en la mente, tantas palabras por querer salir, tantas emociones comprimidas pero sin saber cómo expulsar todo esto.

No es facil decir las palabras adecuadas cuando se tiene un conjunto de ellas alborotadas queriendo salir desesperadamente. Palabras que expresan mucho pero a su vez nada, palabras que son sólo palabras y que el silencio suele decir más que ellas.

(Siliencio)

Sin embargo, este no es lugar para él, sino para aquellas que desean fugarse, expresarse ya sea en un cuento, en un poema, un escrito o simples palabras puestas sin sentido. Hay que darle que ellas, las palabras, se deshaguen de vez en cuando y este es un buen lugar para eso.

La fotografía es un mundo aparte pero el escribir es ideal ahora para volver a ese mundo cargado de sentimientos y pensamientos guardados.

¿Sin nada que decir? lo dudo, siempre hay algo que decir, sin embargo, en ocasiones no nos atrevemos o por lo menos no me atrevo. ¿Sin nada que decir? pero por lo menos mucho que escribir...